. . Conserva el pan en casa y disfrútalo fresco como el primer día – Zafrán | Custom Culinary

Los tiempos en los que el pan se quedaba duro de un día para el siguiente han llegado a su fin, la clave está en mantener el grado óptimo de humedad. Cuando llegues a casa con el pan recién hecho y aún caliente, déjalo al aire hasta que se haya enfriado completamente antes de meterlo en una bolsa. Recupera la bolsa de tela de toda la vida que veíamos en casa de nuestras abuelas, es el mejor sitio donde meter lo que nos ha sobrado de pan junto con las bolsas de papel y las cajas de madera o las tradicionales paneras, ya que estos materiales le permiten respirar y conservar su humedad en su interior, en vez de que ésta pase de la miga a la corteza.